Internet de las cosas

Algunos la llaman la cuarta revolución industrial y es que “el internet de las cosas” es algo que cada vez se lee y escucha más aunque la mayoría no tengamos muy claro de qué se trata. Viene del inglés (IoT – Internet of things) y básicamente se refiere a la conexión de objetos cotidianos con Internet.

A simple vista no parece novedoso ya que estamos rodeados de equipos que nos conectan a la red, a lo que se refiere es a la conexión de objetos que en un principio no suelen estar conectados como ejemplo: Electrodoméstidos, Vehículos, Domótica, Sistemas de seguridad vial, etc.

Algunos usos

Sabemos que un teléfono móvil inteligente o smartphone sirve para cualquier cosa a día de hoy, pues el IoT se basa en el uso de sensores que permiten hacer cualquier cosa. Por ejemplo; en los campos frutales de Argentina sufrieron pérdidas millonarias varios años por las heladas, un sistema de sensores permite predecir las bajadas de temperatura más críticas y tomar las acciones correspondientes para evitarlas. zapatillas - Internet de las cosasLos mismos aparatos también se utilizan en un escenario bien diferente, para optimizar la gestión de un puerto deportivo en Francia.

Las aplicaciones más sencillas enfocadas al hogar y las personas pasan por frigoríficos que avisen de la caducidad de los alimentos que contienen, zapatillas que registran lo que se corre cada semana y a qué velocidad, cepillos de dientes que detectan y alertan de una posible caries, etc.

Hasta el infinito y más allá

Las repercusiones serán considerables, según Hans Vestberg, CEO de Ericsson, «Si una persona se conecta a la red, le cambia la vida. Pero si todas las cosas y objetos se conectan, es el mundo el que cambia.»

Photo by Lindsay Henwood on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*